I

A veces la fuerza se nos va por la boca, otras se queda inmóvil. Cuando esto último ocurre tenemos pesadillas, ansiedad, miedos, 𝑎𝑢𝑔𝑢𝑟𝑖𝑜𝑠 que nos impiden ver las múltiples caras de la realidad; ver al otro. Pero, por cada fuerza negativa se genera una positiva, y la intención, en algún momento, siempre puede moverse de una a otra. 

Sin duda, se vive mejor bebiendo de la copa íntegra, con los pies estables en la tierra y viendo el sol salir una mañana más.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s